“Voto pedagógico”

Por: Clara Rojas

Representante a la Cámara por Bogotá

Partido Liberal


Bogotá, martes 7 de octubre de 2014.


Señor Director:


Me refiero a la columna del 6 de octubre de la periodista María Jimena Duzán, “el voto a la brava”.


Por supuesto muy respetable la opinión de tan connotada periodista; no obstante manifestar profundo desacuerdo, por las siguientes consideraciones:


  1. El artículo plasma generalizaciones sin total fundamento: lo que ocurre en los departamentos de Córdoba, Sucre y Guajira, no es la situación que sucede en los 29 departamentos restantes del país y el Distrito Capital de Bogotá, lo que equivaldría a decir que el país está lleno de parapolíticos y eso no es así.
  2. Los Partidos Políticos existentes representan, al menos el 40% de la población votante de Colombia. Este es un hecho ampliamente conocido, comprobable y verificable, así la citada periodista no se sienta representada por ninguno de ellos.
  3. El ciudadano que vote, tiene el derecho a votar en blanco, en el evento que ninguna de las opciones llene sus expectativas.
  4. Téngase presente que según la Constitución Nacional, los ciudadanos tienen además de derechos; deberes y obligaciones, entre otras, participar en la vida política del país.
  5. El voto es una manifestación de ciudadanía y una demostración de compromiso con el país.
  6. Hay además, mecanismos de protesta válidos y legales para manifestar el desacuerdo con el sistema.
  7. Con la nueva propuesta de voto obligatorio o pedagógico, que además es transitorio,  se busca generar sensibilización y conciencia sobre la importancia del voto responsable.
  8. Si bien no hay estudios sobre las bondades del voto obligatorio, si existen experiencias internacionales en al menos 15 países en solo Latinoamérica, que no son nada despreciables, empezando por Brasil y Costa Rica.
  9. Dejar claro que se tiene gran preocupación por el fenómeno de la abstención en Colombia, entendiendo y por supuesto concordando, en que no es el único factor que fortalecería la democracia o eliminaría la corrupción, pero si sería un paso importante para la consecución de ese objetivo.
  10. También resaltar que esta propuesta no es de iniciativa exclusiva de una sola senadora, esta propuesta surge al interior de todos los partidos que hacen parte de la Unidad Nacional, reconociendo por supuesto que hay opiniones que defienden posturas como la de la columnista de liberalismo a ultranza, rayando en anarquismo desmedido, que por supuesto no es el espíritu, ni de la Constitución Nacional, ni del proyecto que se debate actualmente en el Congreso de la República.
  11. Esta es solo una propuesta que tiene por objeto romper la abstención, no es el único camino, como ya se mencionó, pero por lo menos apunta a lograr ser capaces de hacer algo por resolver el problema. La otra opción sería que en el Congreso nos quedásemos ajenos a la solución del problema de abstención.
  12. Le confieso, que no había pensado en el tema de la “ganancia ocasional” que supuestamente se generaría a favor de los elegidos; pero por supuesto se podría contemplar la eliminación de esa reposición, con la consecuente que   no habría entonces financiación estatal para hacer política.
  13. Para finalizar, invitar a la periodista a que deje de marcar a las personas que hacemos política de manera general; y aprender a respetar un oficio, que además es duro; más bien invitarla a que si tiene noticia y pruebas de sujetos con nexos parapolíticos que los denuncie de manera puntual, como sería  su deber ciudadano.